¿Recursos Humanos o Gestión del Talento?

  Tradicionalmente se conoce como Administración de Recursos Humanos al área de la empresa que tiene como objetivo la atracción y retención de los mejores elementos en el mercado laboral, entre otras actividades. También se le asignan funciones que incluyen la capacitación, programación y control de vacaciones, pagos, despidos y cálculo de la remuneración de los trabajadores.

Todas las empresas, tengan o no departamentalización de sus funciones, administran sus recursos humanos: todos aquellos que realizan un trabajo dentro de la organización, tienen una relación vinculante y reciben por ello una paga. Sin embargo, la vista clásica de los trabajadores se está quedando un poco atrás con respecto a las necesidades de las organizaciones de hoy.

human-machineLa investigación y experiencia de tantos administradores de recursos humanos
ha llevado a esta ciencia a una revolución: un enfoque más humano. ¿Por qué? Porque las personas que conforman la fuerza laboral de una organización son entes racionales, emotivos, con personalidad e individualidad. No tratamos más con máquinas programables de las cuales se deshace una vez dejan de interesarnos o de funcionar como nos conviene

Ese cambio ha introducido una terminología distinta; ahora es Gestión del Talento Humano, cuyo eje es precisamente el humanismo: todas esas características que nos diferencian, que nos enriquecen, que nos permiten sentir y empatizar. Ya no tenemos trabajadores, sino colaboradores. Ya no somos empleados, ahora somos miembros de una organización. Este nuevo enfoque de la administración de personal dirige los esfuerzos a potenciar las competencias de los individuos en la búsqueda de su bienestar y el beneficio la organización, a brindar soluciones completas e integrales para los problemas que se presenten en el desempeño laboral; a las metas incluyentes y realistas; a la construcción de relaciones estables, de respeto y de comunicación activa.

Aunque los conceptos existen ya y están popularizándose cada vez más, el movimiento aún está en desarrollo. No basta con cambiar el rótulo de la oficina y el puesto de “Administrador de RRHH” a “Gestor del Talento”. Lo importante de esto no es el nombre ni los títulos ni una parafernalia de coaching que ponga pinceladas sobre un lienzo ya gastado. Lo verdaderamente trascendente es el paso hacia una administración humana, comprensiva y de inclusión; de la masificación a la personalización. Porque la producción en línea no a todo sienta bien.


Si te interesaste en el tema, te dejamos algunos links para que enriquezcas tus conocimientos al respecto:

Uno de los mayores exponentes de la Gestión por Competencias, Idalberto Chiavenato, nos provee en su libro ‘Gestión del Talento Humano’ un excelente material de apoyo.


No olvides compartir este artículo.

hand-853188_960_720

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s